PERSONAL

Los Bomberos Voluntarios de Adeje están integrados en el Consorcio Insular el cual cubre toda la isla de Tenerife e incorpora a 9 Parques de voluntarios y 5 de profesionales todos trabajando bajo un mismo mando central. Existe una central de bomberos ubicada en la capital, Santa Cruz, de donde emanan todas las órdenes de servicio insulares coordinadas por el número de teléfono único de emergencia 112.

Los Bomberos Voluntarios de Adeje cuentan en la actualidad con 39 bomberos activos y 5 bomberos veteranos entre hombres y mujeres.

También hay un grupo de bomberos juveniles el cual comenzó en febrero de 2005 y tiene en la actualidad 15 chicos y chicas entre 12 y 17 años. Estos se podrán incorporar plenamente como activos al cumplir los 18 años.

Las características del territorio y la rapidez con que hoy se acude a los siniestros en el Sur de Tenerife, por parte de los Bomberos Voluntarios de Adeje, ha creado una nueva fórmula de trabajo que ha cambiado la forma de relacionarse de los Bomberos. La creación de grupos de guardias formados para atender más eficazmente a la población, ha desterrado algunas prácticas de convivencia de antaño y ha reavivado otras. Pero sin duda, una organización altruista y voluntaria, como es el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Adeje, donde se nos infunde el respeto, compañerismo, disciplina y una serie de normas de régimen interno, acarrea unas relaciones humanas que quizás desbordan cualquier esquema del concepto de amistad. Aquí no existen los ideales políticos, sociales e intereses creados, existe una gran familia que comienza conociéndose desde el primer día en las jornadas de prácticas y ejercicios, cuestión ésta fundamental para saber las actitudes y talento de cada aspirante.

La satisfacción que produce salvar vidas humanas o extinguir un incendio a tiempo, es notable y engrandece la amistad entre los compañeros, a la vez que por el contrario, ante la desgracia y la crueldad, los Bomberos, aunamos esfuerzos para sobresalir juntos de los malos momentos.

En el Parque de Bomberos Voluntarios de Adeje, una vez concluidas las primeras horas de guardia, donde se dedican a repasar material a ejercitarse o a realizar practicas, la convivencia continua: futbolín, televisión, preparar la cena o tertulias, animan la noche hasta la hora de retirarse a descansar, siempre con un ojo abierto pendiente de la emisora que nos avisa de algún siniestro.

Hasta el Parque llegan compañeros de distintos lugares del mundo y son recibidos con la hospitalidad que caracteriza a la familia bomberil. Se producen los intercambios de escudos, mascotas e incluso cascos, cosas frecuentes que engrandece los lazos entre los distintos Cuerpos de Bomberos. Otros cuerpos de seguridad son agasajados en el cuartel general, donde en algunos momentos del año se preparan comidas y cenas con Guardia Civil, Policía Local de Adeje, integrantes del Centro de Coordinación de emergencias 112 etc.

Es digno de destacar igualmente las relaciones de amistad que se han mantenido entre bomberos de Adeje y la localidad Alemana de Unterhaching, una amistad que ha llegado a consolidar el hermanamiento entre Pueblos. Chile, Finlandia o Austria han sido otros parques con los que se mantienen lazos de amistad y colaboración. En definitiva, estas actitudes fraternales de los Bomberos del Mundo no se limita solo a los aspectos profesionales sino que también se extiende a otros ámbitos en los cuales se evidencia la forma en que viven los principios e ideales éticos y de amistad.